lunes, 29 de julio de 2013

Cuando los Dioses habitaban Hispania

De las muchas cosas que me gustan de España, una es la riqueza cultural que posee, así como el legado que los diferentes pueblos que han pasado por aquí nos han dejado y que ha perdurado a lo largo de los siglos. De las muchas cosas que no me gustan de mi país, una es el poco respeto e interés por preservar aquello que ha contribuido a crear nuestra identidad.

Augustobriga fue un pueblo romano situado en la calzada romana que comunicaba Emerita Augusta (Mérida) con Caesarobriga (Talavera de la Reina). En tiempos medievales, Augustobriga pasó a ser Talavera la Vieja, pueblo que acabó hundido bajo las aguas del río Tajo, en el proceso de construcción del Embalse de Valdecañas.

Hoy en día, de Augustobriga sólo quedan los restos del templo de los Mármoles, y 3 columnas del templo de la Cilla, situado todo ello a orillas del río, aunque lejos de su ubicación original

Hace poco tiempo que marqué el templo de los Mármoles como objetivo fotográfico nocturno. Así que, aprovechando una invitación de fin de semana en un pueblo cercano al sitio, decidimos dedicar la noche del viernes y, en especial, la del sábado, a llevarnos un buen recuerdo del sitio.

La noche tenía pinta de que no iba a darse especialmente bien. Noche de las más calurosas (si no la que más) del año, mucha humedad, mosquitos debido a la cercanía del embalse, y, sobre todo, un grupo de chavales que decidieron hacer noche de fiesta, alcohol, y lo peor: luces.

Por suerte decidieron no estar mucho tiempo, así que pensamos que había que aprovechar el tiempo del que dispusiéramos para hacer un buen trabajo. Tras varios ensayos, encontramos la forma de iluminar la escena haciendo un trabajo en equipo, y sincronizando tiempos de iluminación.

Para iluminar la escena fueron necesarias 3 personas que se situaron en diferentes puntos: una iluminaría el frontal del templo, el suelo frente a la entrada y el suelo del primer plano, otra iluminaría los árboles desde detrás del templo y, en un momento determinado, se movería al interior del templo para iluminar toda esa zona, y otra se encargaría de iluminar el lateral visible del templo.

Como de costumbre, la iluminación se hizo con linterna cálida, por lo que, para mostrar un color natural, dejamos el balance de blancos a una temperatura de color entorno a los 3000K.

Los datos EXIF: 

Cámara: Canon 500D 
Focal: 11 mm 
Exposición: 345 sg 
Apertura: f/2,8 
ISO: 100






0 comentarios:

Publicar un comentario