• Siguenos en Flickr
  • Siguenos en Blogger

jueves, 4 de febrero de 2016

Hipnosis

Si hace 4 años alguien me hubiera dicho que una noche estaría haciendo fotos a los restos de un vehículo creo que miraría a esa persona con una cara bastante rara. Hoy en día lo que no deja de sorprenderme es cómo pueden atraernos tanto, a la mayoría de fotógrafos nocturnos, este tipo de "cacharros". Y, además, cuanto mayor sea el estado de decrepitud en que se encuentren (siempre hasta un límite, claro), mejor.

La fotografía que esta noche os traigo es de esas que salen una noche de casualidad. Hacía días que me rondaba en la cabeza la idea de ir a visitar este coche, así que una mañana, al salir de casa para ir a trabajar, eché la cámara en el coche sin saber si esa noche haría o no foto. El día en la oficina se iba dando bien, así que llamé a Luis y tuvimos una conversación bastante corta, similar a esta:

    - Luis, ¿foto?
    - Claro, tío. ¿Dónde?
    - ¿Morris?
    - ¡Hecho!

Tiempo más tarde quedábamos y nos poníamos camino al Morris. Una vez allí inspeccionamos el terreno para encontrar posibles problemas o dificultades que de noche pudieran ser un contratiempo. Cuando tuvimos la situación más o menos controlada pensamos en cómo iluminaríamos este maravilloso ejemplar. El coche, como se puede ver, estaba lleno de restos de hojas y ramitas que le daban un aire de mayor abandono, así que ni nos molestamos en limpiar nada.

¿Luz blanca o luz cálida? Probamos con los 2 tipos de iluminación y, finalmente, nos decantamos por luz blanca para iluminar el coche en su mayoría y luz cálida para iluminar y dar vida a los faros y pilotos. El interior, por último, también se iluminó con linterna cálida.

Ya que estábamos allí, sacamos varios encuadres y, para esta noche, éste es el elegido. Un encuadre que, a gusto de Luis y mío propio, es el más llamativo, el que más impacta, el más hipnótico... o así nos pareció.

Sobre el procesado, hay un detalle en el que posiblemente habréis caído más de uno. Un detalle de edición pura sobre el que tengo que dar las gracias a Luis, un verdadero fiera. ¿Adivináis qué puede ser? ;-)

Y poco más sobre esta foto. Cuatro o cinco repeticiones para pulir detalles, y a casa tras haber dado vida de nuevo a este Morris, aunque sólo fuera por una noche.

Los datos EXIF:

mara: Canon 6D 

Focal: 14 mm 
Exposición: 30 sg 
Apertura: f/8
ISO: 800


2 comentarios:

  1. Está muy guapa Tomás, yo también soy de los que no me hubiera visto hace un tiempo haciendo fotos a un coche, pero no lo he hecho aun, porque no he encontrado uno guapo, jejeje.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Antonio! Si encuentras la oportunidad, por muy destartalado que esté, no la dejes pasar. Son unos "cacharros" muy agradecidos :-D. Un saludo!

      Eliminar